logo autocosmos Vendé tu auto

VER OFERTAS
Galerías

Coupé – Ford Mustang Shelby GT500

Aquí parece que nos olvidamos de la paternidad, pero lo cierto es que este demonio de 650 “ponis” salvajes tiene asientos posteriores donde entran los niños y un baúl aceptable. Estamos hablando nada menos que de dos mitos juntos, el Mustang y Carroll Shelby, ambos reunidos en una bestia dotada de un colosal V8 con compresor que envía la caballería a un eje trasero sólido. El resultado es una máquina brutal, de modales bruscos que se demuestra más divertida de conducir que muchos de los modernos y refinados deportivos europeos. Si la brutalidad asusta a un padre de familia, hay todo tipo de controles de tracción y estabilidad que permiten un poco de diversión, pero sin poner en peligro a ningún descendiente del árbol genealógico.

Noticias asociadas a la galería